Me parece haber visto un lindo gatito…

A pesar de mi indiferencia hacia los animales no humanos, demasiados gatos, perros, jerbos y canarios se han cruzado en mi vida. Al principio de los tiempos, cuando Hija Mayor era una niña, quería tener una mascota y ante mi negativa, terminamos negociando con un canario (Ringo Star, siempre estarás en nuestro recuerdo…).

Unos años después aparecieron una serie de jerbos. Más adelante, mi (ex) cónyuge, que adora los perros, venció mi resistencia de los últimos quince años y compró una schnauzer mini. Cuando nos divorciamos la tenencia de la perra me fue adjudicada en forma automática. Al principio la veía como otro de los problemas que me había dejado el divorcio, pero con el tiempo terminó siendo una especie de media hija más. Con la indudable ventaja de que cuando te molesta, la echás sin preocuparte del trauma que le puedas causar.

El úlimo Jueves Santo, paseando por el Parque Centenario, nos cruzamos con una chica que había encontrado una caja con cuatro o cinco gatitos abandonados. Tenían pocos días y todavía tenían los ojos cerrados. Estaba tratando de que alguien se los llevara y me conmovió  su desesperación. Terminamos llevándonos al más chiquito. Estuvimos toda Semana Santa alimentando al gatito con leche especial y una jeringa. Lo llevamos al veterinario y lo manteníamos con una bolsa de agua caliente. Sin embargo, la madrugada del lunes se pescó una infección respiratoria, mi hija lo vio mal, lo llevamos a una guardia a las tres de la mañana y falleció a las siete.

Aunque sabíamos que el gatito tenía pocas posibilidades de sobrevida cuando lo adoptamos, su muerte fue traumática para mis hijas, así que impusimos una nueva regla: “Nada de gatos lactantes”. O dicho de otra manera, solo gatos con alta probabilidad de sobrevida.

Y así fue como, hace unos días llegó a casa Gato Genérico. Hace tan poco que lo tenemos que todavía no tiene nombre. Un amigo de Hija Mayor lo encontró en la calle, cariñoso pero esquelético y no teniendo más lugar en la casa entre sus gatos, perros y cacatúas, nos lo ofreció.

Gato Genérico llegó a mi casa, la exploró,  peleándose varias veces con mi perra durante el proceso y se dirigió la cama de Hija Mayor, quien lo acogió con gusto.  Pero, ¡ay! no todos somos tan amantes de las mascotas. Cuando entró en mi habitación y se subió a mi silla, en forma firme le dije “NO, esa es MI silla” y lo bajé.  Se volvió a subir y lo bajé.  Se volvió a subir y lo bajé. Se volvió a subir y lo bajé. Terminé por pensar que de todos modos, solo era la silla donde apoyo la ropa. Le puse una toalla vieja y lo dejé ahí.

Sin embargo, al parecer, la silla no era el objetivo final de Gato Genérico.

Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.
Inmediatamente, saltó a mi cama. Le dije NO y lo bajé.

Lo devolví por enésima vez  a la silla y le dije: “¿No te podés quedar en TU silla?

Hija  Mayor, que había escuchado todo el espisodio desde su cuarto, me replica divertida: “¿Desde cuando es SU silla?

Gato Genérico en su silla

Anuncios

23 comentarios

Archivado bajo Hija Menor, Madre de familia

23 Respuestas a “Me parece haber visto un lindo gatito…

  1. irene

    Con un gato JAMAS se discute, Ellos son más insistentes que cualquier humano y/o adolescente. Y el objetivo final de un gato… tampoco lo sabrás.

  2. pilar

    Che, perdón que me meta, pero los gatos odian el cascabelito! Les molesta el sonido.
    Bueno, sólo eso.

  3. Ana

    Pareciera que los gatos genéricos o de doble apellido, tienen contados nuestros NO, y ningún apuro para lograr lo que quieren.
    A mi me resultan como enigmáticos, por mas que sé que son animales, cuando un perro me mira puedo sentir lo que le está pasando o lo que quiere, pero los gatos siempre tienen esa mirada que no dice nada…o un objetivo oculto.
    me causó mucha gracia lo de su silla

    un beso

    • Mi perra me obedece. A veces me mira desconcertada porque no entiende qué quiero que haga, hasta que se lo marco con un gesto. Mi gato no tiene esos problemas 😉
      Besos

  4. Jaaa! buenísima la discusión con el gato genérico por el espacio: yo debería hacer un curso de negociación con él. 😀

    SU silla… un campeón el gato!

  5. Danu

    Que cosa más linda por favor!!! Amo los gatitos!!!
    Acostumbrate porque son así, hacen lo que quieren y no importa lo que digas o hagas, ellos siempre se salen con la suya.
    Besos

  6. Te sugiero que lo bautices Offenbach, como se llamaba el de Cabrera Infante. Te recomiendo que oigas lo que cuenta el escritor cubano entre el minuto 42:00 y el 43:22 en esta entrevista de 1974. Un beso:

    http://video.google.es/videoplay?docid=7741258296294124097&q=a+fondo+tve&total=50&start=10&num=10&so=0&type=search&plindex=6#

  7. Yo que tu me compraría otra cama, porque la que hasta ahora has considerado tuya, me temo que ha pasado a ser como la silla: posesión de Don Gato Genérico. (¿no sería mejor Gato Enérgico, vista su personalidad?)

  8. Que lindo! Pero es cierto, los gatos son complicados cuando se les mete algo en la cabeza…

    Pero son tan lindos….

    Besos!

  9. Me encantan los mininos y Genérico es una belleza.:)
    Besos!

  10. Bueno, veo que ha llegado el Gato Generico a tu vida para que ejercites la tolerancia, la paciencia y tantas otras virtudes de las que yo carezco profundamente.
    Un gato generico que habia en la casa de mi vieja me “domestico” tipo Saint Exupery y logré despues de un par de discusiones de tu estilo, no entrar en confrontacion con el como para no sentirme tan perdedor.
    Un NO es inexistente en el diccionario GATUNO, como tampoco existe el mas minimo sentido gaturno del ciudado por los objetos que adornan nuestra casa y nosotros adoramos.
    Pueden “AMASAR” el cubrecamas mas caro y adorado que tengamos con la misma facilidad que amasarian el trapo de piso. Ni que hablar de hundir sus garras en objetos tapizados.
    Queda recontrachi algo de madera de la buena, con una onda “mira que lindas estrías que le hago” con las uñitas.
    Afilarse con ese hilo sisal que te venden. Jua! Tables de madera para rasquetearse las uñas. No las quieren! Quieren la madera donde NO se puede!
    Igual, adoro la “gatonalidad” que tienen. Si, una cliente mia dice que asi como nostros tenemos personalidad, seguramente Gato Generico tiene “gatonalidad”.
    Y bueno, cosas que pasan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s